Aspectos básicos para incursionar en el mundo de las PYMES

Se suele menospreciar a las Pequeñas y Medianas empresas y se llevan a un plano lejano al momento de compararlas con grandes corporaciones. La capacidad financiera, la inversión en desarrollo, la capacidad de lobby, sus sofisticados recursos humanos, el prestigio de su marca, etc., son elementos que pueden alcanzarse cumpliendo cabalmente con los principios básicos que se expondrán a continuación.

Dice el refrán que “nadie nace aprendido” y esto puede aplicar para los emprendedores. Una mala planificación financiera, poco conocimiento de su mercado, no tener la orientación jurídica necesaria, y bloquearse con una sola idea, figuran entre los errores que pueden provocar el cierre de una empresa, advierten especialistas.

No se tiene una cifra clara, pero el porcentaje es alto en cuanto al número de nuevas empresas que quiebran antes de los dos años de vida por poca educación financiera y capacitación con respecto al mundopymes.

Errores habituales al emprender:

  1. Negación a la movilización. Comenzar un negocio implica descubrir y explorar, el emprendedor suele enamorarse de su producto y servicio, al grado de ‘casarse’ con la idea y mostrar poca flexibilidad a los cambios.
  2. Organiza los recursos. El emprendedor, ante el deslumbre que implica tener su propio negocio, puede irse a lo grande en recursos y tiempo destinado a determinadas acciones. Esto no significa tener expectativas pequeñas, pero es importante cuidar determinados aspectos.
  3. Asesoría legal. Puede ser quizás el aspecto más importante, el asesoramiento legal se puede buscar puntualmente, pero es recomendable que las empresas tengan un asesor jurídico que controle cada una de las relaciones con trabajadores, proveedores, clientes y administraciones. El profesional se ha convertido en una parte esencial de la estrategia empresarial.
  4. Los grandes empresarios cuentan con su propio departamento jurídico, pero las pequeñas y medianas empresas deben buscar este asesoramiento de manera ajena. Estas personas deben tener conocimientos legales, pero también empresariales. Deben ser activos, coordinadores de equipos, y gestores de riesgos empresariales dentro del marco legal. Es importante que tengan conocimientos empresariales y de idiomas, y capacidad de liderazgo.
  5. Un socio es un gran apoyo, pero también puede ser un dolor de cabeza si no se establece desde el inicio cuál será la participación y responsabilidad de cada parte. Éste es un ejemplo de lo que puede analizarse en una asesoría jurídica, pero el tema legal se extiende a muchos a otros aspectos de la empresa, como patentes, propiedad intelectual y hasta ¿de qué manera actuar sin un cliente no te paga?
  6. Y, por último, pero no menos importante la búsqueda de clientes, antes de proceder a la venta misma hay que ocuparse por conseguir llegar a esos clientes potenciales, eso de tirarle a todos para abarcar más mercado, es una falacia que termina no funcionando. En otras palabras, se trata de intentar venderle más a quienes ya son clientes, fidelizar a los mejores clientes, recuperar clientes valiosos que se han perdido, conseguir nuevos clientes, pero no cualquier cliente, sólo busquemos a aquellos que tienen alta probabilidad de convertirse en clientes valiosos.

Reply